24 ago. 2008

Letonia? Lituania

Para empezar a hablar de Letonia, tengo que arrancar en Estonia, en un pueblo/balneario cerca de Parnu donde bajo la sombra de unos pinos, con la ayuda de un gran mediotanque pudimos devorarnos un buen asado, con chorizos y todo.

ULTIMO MOMENTO, DEBIDO A LO PORONGA DEL SERVIDOR DE ESTE HOSTEL CHECO, EL POST SALE SIN FOTOS. GARANTIZO QUE SERA EDITADO A SU DEBIDO TIEMPO Y TENDRA ESAS IMAGENES QUE TANTO GUSTAN A GRANDES, CHICOS Y LANZALLAMAS AMATEURS.

Jornada de 8 horas, de 14 a 22 y salida para Riga, para llegar a la noche del sábado con toda la fuerza.
El destino(?) nos cruzó un centro poblado mal señalizado, un patrullero muy atento y un chofer manejando a 100 en una ruta que indicaba 50 km/h de máxima.

En ese momento empezó el culebrón (adaptación libre):
Milico: -Dame la licencia de conductor. Ibas al repalazo, estas al horno.
Chofer de color: Tomá campeón, no vi ningún cartel.
M: Soplá la trompetita que para mi vas ebrio
CDC: Mirá, mirá como no me dio nada mirá.
M: Que puto, zafaste de esa; pero la libreta no te la doy nada. Vení a buscarla en 90 días.
CdC: Estás en pedo, yo me tengo que ir a Berlín, no puedo quedarme sin libreta!
M: Ajo y agua.
CdC: Dame con algún superior, botonazo.

Teléfono... una mujer amable le indica al policía del patrullero (luego de escuchar el alegato del CdC) que le devuelva la licencia, que estos no joden mas, ya se van de Letonia, pero el milico estaba terco, quería cumplir con el protocolo así que nos citó en la comisaría de Riga donde se resolvería todo.
Nunca dijo el método de resolución, así que entrenamos unas tiradas de Pase Inglés, unas manos de Póker y un Tute por si la influencia española se había hecho sentir.
Llegamos a la comisaría, esperamos desde la 1 de la mañana hasta las 3 a que llegara algún policía poderoso. Llaman de la puerta y bajan en representación del submarino verde el Chofer de Color y Camilio el Conciliador.
Pasa media hora y vuelven sonrientes, a continuación parte del relato de Camilio el Conciliador:

"Primero no nos querían dar la licencia por nada del mundo, entonces le dije al milico que sabía inglés que era el de mas rango en la oficina que nosotros estábamos de paso por Letonia, que eramos estudiantes pagos por el gobierno(?) y que teníamos que irnos a Varsovia a escuchar una conferencia y a Berlín a dar otra conferencia (acá tendría que ir un (?), pero Camilio se creyó lo que estaba diciendo, entonces nosotros lo tomamos en serio).
Le mostré los pasaportes para que vea que veníamos viajando por todo el mundo y el tipo entendió la jugada enseguida. Le pidió a los otros ratis que nos devolvieran el pasaporte, pero firmando un documento donde el CdC prometía no manejar en Letonia por 90 días y donde aseguraba que íbamos a depositar 135 pesos letones(?) en una cuenta a modo de multa. Dijimos que si, firmamos mientras un milico de fondo hacía el inconfundible gesto de "nos están esquiando" y salimos con los 3 puntos de visitantes"


En eso eran como las 4 y pico de la mañana y había hambre en el grupo, así que salimos rumbo al centro de Riga, comimos algo, vimos mujeres hermosas que confirmaron que los países bálticos están en el podio seguro y también vimos el récord de gente limada por el alcohol y otras sustancias, algo que confirmamos después en Lituania, se ve que es lo que se usa en las ex-provincias soviéticas.
A las 6 de la mañana salimos rumbo a Vilnius, ciudad que nos recibió con un calor bárbaro y con la plaza llena de gente que miraba el partido Lituania-Croacia que jugaban alguna fecha del basket olímpico. A las 11 de la mañana ya había gente totalmente ebria.
Reservamos un hostel donde las chicas del staff eran tan hermosas como rayadas, por ejemplo una se levantaba a las 9 de la mañana y arrancaba a hacer karaoke con los videos de youtube y así estaba casi ininterrumpidamente hasta la 1 de la mañana, acompañada siempre de cigarrillos y café.
Vilnius nos mostró una ciudad dura, las dos capitales nuevas que conocí me mostraron una cara bien diferente; el desarrollo palpalble en la ciudad mas allá del centro histórico y en la gente que mostraba Tallin, no se veía en Vilnius, donde saliendo una cuadra fuera de las murallas ya te golepaba la realidad de una manera contundente. En realidad eso era lo que esperaba de estos países cuando me enteré que los visitábamos, lo de Tallin había sido una sorpresa, era demasiado parecida a las capitales occidentales.
Un día entero en la capital lituana, una noche donde algunos compañeros tuvieron un merecidísimo premio a la perseverancia y al otro día ya estábamos armando las valijas para salir rumbo a Varsovia, capital de Polonia.
En la retirada pasamos por un supermercado para abastecernos con víveres y nos encontramos con:
Asado de tira (no era uruguayo)
Vino Pueblo del Sol
Vino Don Pascual
Uruguay nomá!!!, menos el asado que parecía exportado por Funsa después nos llevamos todo lo que nos recordaba la tierra de Wynants (ah me había olvidado, vimos la prueba por puntos en el comedor del hostel, salir 16° es salir campeón Milton)

La salida de Lituania fue medio accidentada, el copiloto que armó la hoja de ruta eligió el camino mas directo pero no se percató que eso indicaba pasar por Bielorrusia, llegamos a la frontera y nos rebotaron por no tener visa, la policía de frontera se nos rió en la cara y nos mandó por unas rutas secundarias. Lo bueno de esto fue que pudimos conocer -aunque sea de pasada- el interior profundo del país, una imagen bien distinta y mas real de lo que uno ve en el correr del viaje. Fue impagable, muchos lugares parecían el barrio de Borat por poner un ejemplo que grafique lo que vimos gracias a ese error de mapeo.

Varsovia, fue una pasada relámpago. Llegamos de noche, pernoctamos en un camping y al otro día de mañana recorrimos el centro histórico y un edificio feísimo de Norman Foster. Las únicas conclusiones que sacamos fue que los polacos manejan como el orto y que las polacas son todas tetonas. Nos hubiese gustado llegar con tiempo para recorrer el ghetto pero en este viaje uno tiene que optar y muchas veces se pierde de algunas cosas por ver otras.
Por acá se termina el picadito de bálticos, para la próxima: Berlín.

20 ago. 2008

Bálticos: Estonia, no tan soviéticos

Podría empezar diciendo que en Tallin están las mujeres mas lindas que he visto en el viaje, pero Dinamarca es imbatible según mi opinión. Estonia, Letonia y Lituania ocuparían los 4 puestos restantes de la clasificación parcial(?). A los mas románticos les gustaron las francesas y largan frases de programa de las 4 de la tarde: "Las del báltico son para amante, las francesas son para tenerlas de novia", Maradona los confundiría con sus ex-compañeros del 86 y les contestaría "Son todos putos muy putos", yo sin haber jugado un mundial(?) les diría lo mismo.

Llegamos en ferry a Tallin, desde Helsinki. Es la segunda vez en mi vida que para ir al cumpleaños de alguien cruzo a otro país. Feliz cumple Coneja. Caímos de noche y arrancamos a todo vapor hacia el centro de la ciudad, con toda la ferocidad de cuatro "latin lovers corte italiano" según dice Camilio.

Aclaración: dije cuatro porque mientras nosotros estábamos en Rusia, el Fefo (antes del apodo tiene que ir un artículo, lo digo sumandome a la campaña de Ernes#o) decidió en Helsinki que su viaje terminaba ahí y se volverá a Uruguay previa escala en el verano español. Fefo desde acá te mandamos un "ALCAHUETE" grande como una casa.

Caímos al centro escuchando al Puma Rodríguez que cantaba "Agarrensé de las manos" atrayendo las miradas de todos los estonios (habría que cambiarle el gentilicio a Estones, tendría muchísima mas onda), saludamos a la Coneja por su cumpleaños, bailamos en la calle durante 45" de manera ininterrumpida cuando la homenajeada acusó resaca y se retiró.
Primer golpe de la noche, la moral del equipo bajó de 10 a 8 en muy poco tiempo, decidimos cervecear para levantar pero no aceptaban euros en ningún lado (15 stones(?) = 1 euro). Segundo golpe de la noche.
El bajón nos hizo acordar que teníamos hambre y salímos para Mc Pato, cerrado. Una hamburguesería local, también cerrada. Quedaba como último recurso un carrito de kebab, panchos, hamburguesas y burritos que no tenía olor a comida, increíble. Cambiamos euros por stones en un sex shop(!) y empezamos a darle al buche...no tengo palabras para describir la calidad de la comida, hijos de puta es poco.
Ahora si, totalmente derrotados teníamos que irnos a dormir y salimos rumbo al Camping Harbor o algo así. Rarísimo el camping, una parcela de pasto en medio de lo que sería el puerto del Buceo sirvió para que se instalaran como 50 carpas. Es bueno decir que en la ventosa noche de Tallin resaltaba el ruido la carpa la del Negro Borges, el mejor roncador libra por libra(?).


Limpieza intensiva del Submarino Verde

Y la ciudad???
Ya va señor chiquito que se para en mi hombro derecho, no se apure.
Como toda ciudad capital que se precie de tal, tiene un centro histórico/turístico encerrado en las antiguas murallas de defensa (son mas o menos todas iguales las ciudades en ese sentido, usan todas el mismo lenguaje, no se si será globalización o falta de ingenio de los proyectistas) con peatonales, comercios, restoranes, bares, puti clubs, mc donald, starbucks, casas de kebabs y discotecas.
El centro histórico de Tallin es muy lindo, pero lo que mas me sorprendió fue el estado de la ciudad fuera de ese cinturón turístico. No hay que olvidarse que hace menos de 18 años que son independientes estos países, pero el desarrollo de Tallin es tremendo la cara opuesta se podría decir que es Vilnius, la capital lituana. No se si la diferencia será por la ubicación geografica, mentalidad, economía o esteroides(?), me hubiese gustado quedarme una semana mas para poder darme cuenta.


Atardecer en Tallin


Mas atardecer en Tallin


Vista parcial del centro comercial de la ciudad

Destacable: el Museo de las Ocupaciones. El patio central, es uno de los mejores espacios que he visto en el viaje. En la foto de abajo se pueden adivinar los árboles que tiene el patio. Por suerte las fotos no transmiten lo que me quedó cuando estuve ahí dentro.


Vista del edificio


Vista desde el patio hacia la calle (si seré fenómeno(?) que me doy el lujo de poner fotos fuera de foco)

Terminamos el día, la noche y salimos rumbo a Parnu "el balneario de Estonia" según los alcahuetes de turno.
Llegamos a las 11 de la noche pensando encontrar un balneario a punto de reventar y nos dimos con un Atlántida clase B en invierno. Desilusión y salida para un P cercano donde el Negro nos deleitó con unos spaghettis a la "noche estona", para oficializar el pase a préstamo de Copetín que nos iba a acompañar desde ese día hasta nuestra salida de Berlín.
Recibimos al invitado como se merecía y rengueando (pero sin ocultar la sonrisa) se fue a acostar.
Los titulares del Submarino Verde brindamos por la incorporación y acto seguido nos entregamos al sueño en medio de un monte donde sólo faltaba Jason Voorhas.

Para la próxima, toda la intimidad de la comisaría de Riga entre otros temas interesantísimos(?), ahora cierro con unas fotos artísticas que reíte de ManRay.


Puente angosto


El artista ha dejado de ser peligroso...

16 ago. 2008

Finlandia desde Berlín

Este post tendría que decir porque la excursión de Marcel Blanchard es una estafa, pero como el post anterior destila mas amargura que la hinchada de Defensor, voy a hacer un salto hasta Finalndia y destinos posteriores. Los argumentos que tengo para defender la hipótesis de la estafa serán revelados en el próximo artículo, previo anuncio de Jorge Rial o alguno de esos.
Lo mas destacable de Moscú, a pesar de la bronca con el vendehumo de Marcel fue haber conocido personalmente a Galo y a Larisa.
La ciudad es una maravilla, por lo menos para mi gusto, lástima que se le dediquen tan pocos días, con este formato de excursión (que seguramente se repita el próximo año ya que les venderan mucho humo, tratarán de asustarlos, mafia rusa(?), etc, etc) no rinde ir a San Petersburgo ya que implica 1 día y medio de viaje (Helsinki-SP y SP-Moscú) y 1 día y medio de ciudad que no alcanza para nada y que se transformarían en 2 días mas en la capital de la Federeación Rusa.

Bueno, arranco con Finlandia, en la semana sigo con los bálticos, se me hace mas fácil a mi y a ustedes(?) (que lindo es arrancar a escribir en bolas en una cama de un hostel lituano y terminar en calzoncillos en un apartamento de Berlín).

Finlandia: Vuelo de pájaro 100%.
Llegamos, nos bañamos, salimos campeones(?) de fútbol, despedimos a Patty (iba a escribir Pati pero leen muchos argentinos), nos levantamos al otro dia y salida rumbo a San Petersburgo, nombre que dicho sea de paso no tiene tanto aguante como Leningrado (y pensar que nos amargamos por el plebiscito del 89...).
Vuelta a Helsinki por unas horas, con toda la bronca y la experiencia adquirida en Rusia arrancamos como piña rumbo a Paimio primero y a Saynatsaalo y Muratsaalo después.
El Hospital de Tuberculosos de Paimio y el Ayuntamiento de Saynatsaalo son dos obras que me pegaron fuerte, la casa experimental de Muratsaalo no me gustó.


El Negro haciendo uno de esos croquis que conquistan tantas chicas...


El Negro haciendo uno de esos...nada, el Negro y Camilio en Saynatsaalo


La Barra a pleno en Muratsaalo

Entre la visita al hospital y la llegada al ayuntamiento nos quedamos a dormir en un P de Kakkinen, una zona de Finlandia donde se encuentra el lago de Paijannen, carpitas entre el monte, buena comida y a dormir esperando ver algún alce.


Noche en Kakkinen, a orillas del Paijannen


De todo como en botica

Mas allá de todo eso que conté, lo mejor de todos estos días fue la resurreción milagrosa de la cámara de fotos, volví a ser un paparazzi, así que tengan cuidado europeos desprevenidos que pueden aparecer en el blog menos leído de toda la historia.


Muratsaalo


Disfrutando de los lagos finlandeses

Bueno, terminó este post por obligación, bastante mediocre como todos los que se hacen por ese motivo. Espero levantar en los próximos.
Saludos a todos los que me conocen y al equipo de producción.

6 ago. 2008

Flashback(?)

Al mejor estilo Lost, retrocedo unos días en el itinerario y vuelvo a Holanda.
Como tengo códigos aviso que este post va sin fotos.
Amsterdam fueron 4 días buenísimos, una noche en camping y tres en apartamento compartido junto a Zatán, Copetín, El Marica de los Whiskolas, Camilio, El Negro y Santiago.
Un equipazo de los que ya no quedan, acorde al fútbol de este tiempo armado con jugadores de mucho recorrido (arquitectónico y del otro).
El primer día en Amsterdam fue mas que nada de búsqueda de techo, llegamos a un camping dentro de la ciudad y nos rechazaron por uruguayos, a simple vista da para el enojo y la ofensa, pero en realidad los tipos tienen razón ya que año tras año una parte importante del grupo de viaje de arquitectura se va sin pagar de los campings o declaran menos personas de las que son, etc. Los tipos se cansaron de eso y ya no nos aceptan, uno tendría que explicarle que con 20 euros diarios no podemos pagar el camping, el ómnibus y además la comida. En realidad habría que explicarle a los que organizan el viaje que es mejor viajar menos tiempo y en mejores condiciones, pero a quien le hacés entender eso?
El viático está pensado para que duermas en la calle/P/de colado en el camping, para que entres a museos/obras y demás con el carnet de prensa trucho, calculando que cada tanto te vas sin pagar de algun lado y que en las grandes ciudades se meten 9 tipos en un monoambiente. Esa cabeza con la que se piensa el viaje uno la compara con lo que ve en Europa casi a diario y es una simple muestra de porque somos tercermundistas casi-civilizados y nunca vamos a salir de eso porque simplemente no tenemos ganas. Ojo que no esquivo el bulto (como Guido Suller) ni me quejo de las condiciones de viaje, me hago cargo de que he hecho casi todo lo que figura ahí arriba y que se disfruta como loco acampar a orillas de un fiordo en Noruega y bañarse con el agua de la cascada Tvine, que dormir en la playa le da una onda bárbara y queda para siempre en la memoria; pero tampoco me olvido que tengo encima una carta del presidente que certifica que este es un viaje académico. La única duda que tengo es si mostrarla cuando la policía me echa por acampar en un parking, cuando nos agarren por irnos sin pagar de un o cuando me detengan por usar el carnet de prensa trucho.

Bueno, hecho el editorial, vuelvo a los días de Amsterdam, que tuvieron de todo, coffee shop, zona roja, cumpleaños de Santiago, strogonoff de pollo, Peñarol-Rampla, mucha ciudad, muchísima lluvia y buena arquitectura como todo Holanda.
Sin dudas es el país que podría resumir el viaje sin problemas, tiene noche, mujeres lindas, ciudades y paisajes totalmente armados por el hombre, en todo el recorrido por Holanda no vi ni un metro cuadrado de terreno virgen, edificios de puta madre, todos los arquitectos grosos presentes en cada sector de las ciudades, formidable.
De Amsterdam (que da para mas de un post y lo haré cuando liquide el viaje) salimos hacia Almere, una ciudad chica con una fría urbanización hecha por OMA, una especie de shopping abierto que sería el centro comercial de la ciudad, edificios buenísimos, pero muy frío todo, no me terminó de convencer su funcionamiento, habría que verlo 40 años mas adelante para dar un una opinión certera. En Ultrecht vimos la Biblioteca y el Educatorium entre otros, gigantes en cuanto a propuesta arquitectónica; después pasamos por Breda y otra urbanización de OMA, esta vez apuntando a lo residencial pero con el mismo comentario que la vista en Almere.
A Hilversum llegamos ya anocheciendo, vimos 2 edificios buenísimos: el VPRO y otro también relacionado con la televisión que ahora no me acuerdo el nombre y me da fiaca buscarlo. Salimos para Tillburg y nos encontramos con el último coffee shop del viaje y con un excelente complejo de viviendas proyectado por Neutelings.
Terminó Holanda? no, también pasamos por Eindhoven, donde nos atrapó la noche de esa ciudad con la excusa de ir a ver un edificio que figuraba en la Guía de Viaje.
Ese jueves fue una de las mejores noches del viaje sin exagerar.
Si están al pedo busquen en gugul (o en google) alguna foto de la Catedral de Eindhoven, en el acceso se puede ver una de las cosas mas morbosas de Europa (no digo del mundo porque en Sudamérica cada 5 años se pueden ver políticos con camisas Polo fingiendo abrazos en las villas).
Ahora si chau Holanda.

Update: Si pueden las futuras generaciones traten de NO HACER LA EXCURSION A RUSIA CON EL SR MARCEL BLANCHARD (o BLANCHART, no tengo claro el apellido), ampliaré en el próximo post.